Escuela Técnica Superior de
Ingeniería y Sistemas de Telecomunicación
Universidad Politécnica de Madrid

Curso 2014/2015

Fernando Javier Balseiro Lago, Grado en Ingeniería Electrónica de Comunicaciones, University of New South Wales, Sidney (Australia):

Mi nombre es Fernando Javier Balseiro Lago y curso el cuarto año de electrónica de comunicaciones en la ETSIST-UPM y he realizado un semestre de intercambio en la Universidad de UNSW en Sydney (Australia).

Para empezar, la estancia en Sydney ha sido única. La residencia estaba dentro del campus de la universidad, esto ayudó a mi integración ya que los amigos con los que convivía iban conmigo a clase. Mi campus disponía de restaurantes, una biblioteca de diez pisos, bares, gimnasio y supermercados: todas estas facilidades hicieron que la vida académica en Australia fuera llevadera, agradable y una nueva experiencia. A esto hay que añadir que el campus también ofrecía a los alumnos la oportunidad de unirse a distintos clubs: electrónica, artes, deportes... Además, de vez en cuando se celebraban eventos sociales siempre buscando la integración de los alumnos a la vida universitaria. Podía perfectamente hacer mí día a día dentro del campus.

En cuanto a la docencia, el sistema educativo era bastante diferente. En un semestre lectivo el máximo de asignaturas que podía tener un alumno era de cuatro. Cada asignatura tenía tres tipos de clases: la teoría, el laboratorio y la tutoría. Los dos primeros son como las impartidas en la UPM pero el tercer tipo consistía en el debate de ejercicios por parte del alumnado. También, en algunas asignaturas, se aprovechaba este horario para invitar a gente a dar charlas. Esto, junto a la menor carga de asignaturas, permitía una buena asimilación de conocimientos de las materias.

Los recursos que tenían los alumnos allí eran abundantes. Los laboratorios gozaban de buena y sólida instrumentación y cada estudiante, o pareja de estudiantes, tenía el material necesario para llevar a cabo las prácticas que se le designaba. Las sesiones de laboratorio eran de tres horas semanales. Todas ellas empezaban con una breve introducción por parte del profesor y acto seguido se realizaba las prácticas.

Las clases donde se impartía la teoría eran muy amplias. En todas ellas los profesores explicaban las diapositivas del temario e intentaban que el alumno participase en las clases mediante la formulación de preguntas. Además, todas las clases de teoría se grababan y se subían al Moodle de la universidad para así permitir que los alumnos que perdían clase pudieran recuperarlas o incluso para reforzar partes del temario que no quedaron claras en su momento.



Alumnos estudiando en Sidney

Campus de la UNSW, Sidney